Home » Lugares que ver en... » Africa » Qué ver en Madeira en dos o tres días

Qué ver en Madeira en dos o tres días

Madeira: la exhuberancia hecha isla

Acostada sobre volcanes y cubierta de bosques, Madeira es un destino turístico capaz de dar a cada viajero lo que va buscando. Vistas de ensueño, una riquísima gastronomía, magníficos alojamientos y multitud de lugares que visitar. Nunca una isla dio tanto de sí.

La isla de Madeira debe su nombre de la frondosidad de los bosques de laurisilva que la dan forma. El antiguo escondite de piratas y aventureros es hoy un destino turístico de enormes posibilidades, que tiene su mayor atractivo turístico en un clima privilegiado, entre los 19 y los 23 grados durante todo el año, y unas vistas que han merecido que sea declarada Patrimonio Natural de la Humanidad.

que hacer en Madeira

¿Qué visitar?

Madeira es en realidad un archipiélago formado por cuatro islas. Funchal es su capital y tiene como visitas obligadas la catedral, el Museo de Arte Sacro, el Jardín Botánico, la zona del puerto y Ribeiro Frio, un valle paradisíaco.

Otros lugares más que recomendables son Calheta, Faial, Santana, Garajau, San Vicente, Ponta do Sol, Porto Da Cruz, Machico, Monte, y Porto Do Moniz. Casas de un blanco impoluto bajo un tejado rojizo, calles adoquinadas y el aroma de la caña de azúcar invadiéndolo todo. Son los pequeños detalles que el viajero llevará en su memoria cuando vuelva a casa.

Si se dispone de tiempo conviene acercarse a Porto Santo, situado a 20 minutos en avión desde Funchal o a dos horas y media en ferry. El mayor atractivo de esta isla son sus playas, la mayoría prácticamente vírgenes. Sol, mar y arena que dan paso a Vila Baleira, la capital de esta isla, donde podremos visitar la casa donde vivió Cristóbal Colón.

Costa de Madeira

¿Qué hacer?

1) Deporte y emociones fuertes

Madeira es el paraíso del senderista. A pie se disfruta aún más de los impresionantes paisajes. Cataratas, valles solitarios, vertiginosos acantilados y tranquilos remansos de agua cristalina acompañarán nuestros pasos.

casa típica de MAdeira

Lo mejor para recorrer la isla es seguir las levadas (los antiguos canales de agua construidos por los primeros pobladores, que la recorren de norte a sur) y que conforman caminos ideales para la práctica de este deporte. Es un constante subir y bajar, pero es también el mejor modo de contemplar de cerca la gran variedad de flora y fauna del lugar.

Otro de los atractivos del viaje, especialmente si visitamos Porto Santo, es la realización de deportes relacionado con el mar. Hay compañías locales que organizan cursos de submarinismo, surf o pesca que resultan muy interesantes. Además, en la isla se puede practicar otros deportes, como golf, tenis o squash, o decantarse por un paseo a caballo por la playa. Toda una delicia.

Para amantes de las emociones fuertes recomendamos montar en el Teleférico de Madeira, que comienza en la Zona Velha de Funchal y llega hasta Monte. Es una oportunidad única para tomar magníficas fotos de la capital y la bahía.

Casco antiguo de Funchal

Y si queremos continuar con las experiencias vertiginosas, una vez nos bajemos en Monte podremos descender por la carretera a bordo de un trineo sobre patines metálicos. Son cuatro kilómetros de descenso por una sinuosa carretera, de la mano de expertos, no apta para miedosos.

2) Compras y gastronomía

Madeira es conocida por sus bordados y sus excelentes tejidos. También podrás comprar todo tipo de artesanía, aunque destaca la cestería de mimbre y los adornos de cerámica, que se convierten en un perfecto recuerdo del paso por la isla.

Además de comercios tradicionales y centros comerciales, en Funchal existen mercadillos como el de Dos Lavradores, donde es posible curiosear y descubrir el carácter amable y tranquilo de los lugareños, que en todo momento intentan que el visitante se sienta como en casa.

La gastronomía es otra de las delicias que ofrece la isla. Entre los platos típicos destaca el marisco, el pez espada, la sopa de tomate y cebolla, la caldeirada (una especie de sopa de pescado), el atún con maíz frito, la espetada y el cerdo agridulce con ajo. Como postre, no hay que dejar de probar el pastel de piel. La rica oferta gastronómica se completa con los excelentes vinos locales, como Verdelho, Boal, Sercial y Malvasía.

Mapa de Madeira

Alojamientos en Madeira para todos los gustos

Encontrar alojamiento en Madeira no resulta complicado, pues la oferta es abundante. Entre las opciones que nos presenta la isla destacan las casas rurales (ubicadas en las zonas de interior), los apartamentos de la costa, y hoteles y hostales de todas las categorías en las poblaciones más importantes.

En Funchal destaca el Hotel Reid’s Palace (Estrada Monumental, 129) y la Quinta de Penha de Franca (Rua Emperatriz D. Amelia, 83), mientras que en Porto Santo podremos dormir, a un precio razonable, en el Hotel Praia Dourada (Rua Don Estevao d’Alecanstre).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*