Inicio » Lugares que ver en... » Europa » Alemania » Los 10 mejores lugares que ver en Bonn, Alemania

Los 10 mejores lugares que ver en Bonn, Alemania

Si vas de viaje a Alemania o recorrerla, deberías de hacer una visita a Bonn, la antigua capital de Alemania Occidental. La rica cultura de la pequeña ciudad sigue prosperando hoy día, y encontrarás que está repleta de museos informativos, arquitectura interesante y una impresionante variedad de comida y bebida alemana (entre otras cosas). La ciudad está ubicada justo en el río Rin, cerca de Colonia, Dusseldorf y demás populares ciudades alemanas, así que… Aprovecha y visítala. Estas son las diez cosas que mas llaman la atención y que te aconsejo que veas:

1. Castillo de Drachenburg.

Si os encanta visitar castillos y palacios, el Castillo de Drachenburg es de una arquitectura de aspecto dramático que no puede faltar en tu lista de visitas cuando estás en Bonn. Ubicado un poco a las afueras de la ciudad, te encontrarás con este palacio de finales del siglo XIX, en lo alto de una colina que domina el Rin y todo Bonn. En el interior, hay pinturas e impresionantes muebles de época. En el exterior, impresionantes terrazas y jardines. La admisión cuesta 7€ por adulto, por lo que merece la pena. Sus vistas desde la Torre Norte son asombrosas.

Castillo de Drachenburg

Castillo de Drachenburg

2. Beethoven Haus y Beethovenhalle.

Beethoven nació en Bonn y hoy en día, el número 20 de la calle Bonngasse se ha convertido en un museo sobre la vida del famoso compositor. Disponen de mucha información, tanto sobre el tiempo que pasó en Bonn como sobre el tiempo que pasó en Viena, y debido a que el lugar sigue siendo un importante centro de investigación para los entusiastas de Beethoven, hay una colección rotativa de exposiciones especiales que venidas de todas partes del mundo.
Cuando te hayas informado sobre todo lo que querías saber sobre Beethoven, dirígete al Beethovenhalle para asistir a un concierto de la Orquesta de Beethoven y prepárate para deslumbrarte por su deleite sensorial. De cualquier orquesta en el mundo, esta orquesta presenta algunas de las mejores interpretaciones de las piezas de su mismo nombre, por lo que deberías de añadir a tu lista de favoritos ir al menos a un concierto.

Beethoven Haus y Beethovenhalle (Bonn)

Beethoven Haus y Beethovenhalle (Bonn)

3. Cherry Blossom Avenue.

Si has visto alguna un campo en flor de cerezos en internet, muy probablemente sea una foto de Japón, pero Bonn tiene su propio festival de flor de cerezo cada primavera, generalmente en abril, y es una maravilla poder contemplarlo. Los toques de color rosa en la avenida Heerstrasse son una hermosa nota de color que hacen un contraste precioso en sus calles pálidas y sus edificios neoclásicos, como si un pintor hubiese creado la imagen. Y debido a que las calles son tan estrechas en algunos lugares, los árboles (plantados en los años 80), forman una especie de túnel rosa sobre las calles, entrelazándose en la parte superior dejando solo un poco de cielo asomándose si se mira en ángulo correcto.
Las flores suelen florecer durante un par de semanas. Y seguro que querrás volver día tras día para sumergirse en el ambiente y la belleza de una de las muchas de sus terrazas. Además, normalmente hay actuaciones de música en vivo, exhibiciones de arte y demás durante la duración del festival.

Cherry Blossom Avenue Bonn

Cherry Blossom Avenue Bonn

4. La milla de los museos.

Bonn está lleno de actividades culturales. Y en ninguna parte es esto más evidente que en el tramo de una milla, llamado Museum Mile. Si te interesa la Segunda Guerra Mundial y la historia moderna, la Haus der Geschichte (o Casa de la Historia) es tu sitio. O si te gustan las ciencias naturales, el Museo Alexander König puede ser tu lugar: ¡es uno de los mejores museos de historia natural y zoológicos de toda Alemania, si no del mundo! También se encuentra el Deutsches Museum Bonn (que cuenta los avances tecnológicos), Kunstmuseum Bonn (el museo de arte), el Arithmeum (historia de las matemáticas), el Rheinisches Landesmuseum Bonn (otro museo de historia, y uno de los más antiguos de Alemania). La lista sigue y sigue. Una cosa es segura: un día lluvioso en Bonn nunca te dejará sin nada que hacer.

5. Palacio de Poppelsdorf.

Este palacio barroco es uno de los edificios más impresionantes de Bonn. Fue construido en el siglo XVIII. El edificio ha pertenecido a la Universidad de Bonn desde principios del siglo XIX y alberga la fascinante colección de ciencias naturales de la universidad. Cerca del palacio, también se encuentra el Jardín Botánico de Bonn, que alberga literalmente miles de tipos de flora. Podrías pasar un día entero vagando por el palacio y su jardín.

Palacio de Poppelsdorf

Palacio de Poppelsdorf

6. El valle del Ahr.

Un crucero por el río Rin es a la vez pintoresco y romántico, pero está lejos de ser la única forma de disfrutar del Rin, y personalmente, creo que es mejor salir de la ciudad para ver el río en su máxima expresión natural. El Ahr es un afluente del Rin, donde el agua se desplaza lentamente a través de la pintoresca campiña alemana. En mi opinión, la mejor época del año para visitarlo es durante el verano, cuando puedes probar los excelentes vinos de la región en sus varios festivales de vinos. Pero en cualquier momento, desde la primavera hasta el otoño, cuando el clima es templado, es una maravilla hacer caminatas, andar en bicicleta o simplemente relajarse en la orilla del río en plan picnic.

Valle del Ahr

Valle del Ahr

7. La Marktplatz (Plaza del Mercado).

La plaza del mercado central de Bonn es una de las partes más antiguas e importantes de la ciudad, y en ninguna parte es más evidente su arquitectura. El antiguo rathaus (ayuntamiento) se encuentra ahí, así como una serie de edificios muy bonitos de estilo rococó. Y si te gusta comprar recuerdos, esta es tu zona de la ciudad: simplemente recorre las calles cercanas, como Acherstrasse y seguro que encuentras algo que te seduzca.

La Marktplatz (Plaza del Mercado)

La Marktplatz (Plaza del Mercado)

Excursiones concertadas…

8. Bonn Minster.

Aunque Bonn Minster no es tan grandiosa como la Catedral de Colonia u otros sitios eclesiásticos importantes del país, la iglesia es en realidad una de las iglesias más antiguas de Alemania. Fue construida entre los siglos XI y XIII de estilo románico. En la actualidad, conserva el carácter original que tenía (excepto por los muebles que en su mayoría barrocos). A pesar de que ha sufrido daños considerables desde que fue construida, la nave de la basílica es uno de los sitios de mayor interés arquitectónico: data del siglo XII e incluye una mezcla de estilos románico y gótico. Y lo mejor de todo: visítala durante el invierno y tendrás la oportunidad de pasear por un encantador mercado navideño justo enfrente de la Minster.

Bonn Minster

9. Japanischer Garten (jardín japonés).

Si no tienes suficiente con los cerezos en flor (o lamentablemente estás allí en la temporada equivocada para verlos florecer), dirígete al Jardín Japonés. El jardín fue diseñado originalmente en la década de 1970 por el jefe de la Asociación de Jardineros de Paisajes de Japón, y todavía conserva su esencia. Escucha sus cascadas de agua, pasea por el pequeño lago artificial o encuentra el zen a la vista de la pagoda de trece niveles. Es el lugar perfecto para descansar después de tanto ajetreo. EL lugar que te permite relajarte de verdad durante unas horas.

Japanischer Garten (Bonn)

Japanischer Garten (Bonn)

Japanischer Garten (Bonn)

10. Castillo de Godesburg.

Tan bonito e impresionante como el Castillo de Drachenburg, el lugar no invoca precisamente esas fantasías medievales de lo que realmente es un castillo, pero el cercano Castillo de Godesburg encaja a la perfección por eso mismo. No es un castillo muy grande, pero con su exterior de piedra en bruto, da aspecto de mole. Inicialmente fue construido en el siglo XIII, pero fue destruido en su mayoría a finales del siglo XVI. Los extensos trabajos de restauración han restaurado el castillo dándole su aspecto original (según los planos arquitectónicos que han sobrevivido al paso de los años). Hoy día alberga un popular restaurante y apartamentos. La vista desde el restaurante hace de telón de fondo para una inolvidable comida.

Castillo de Godesburg

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*