Inicio » Lugares que ver en... » Europa » Restaurantes en Roma: la guía de la mejor pizza

Restaurantes en Roma: la guía de la mejor pizza

Viajando a Roma:

Llegar a la capital de Italia no será una odisea, ya que podrás llegar allí desde cualquier gran ciudad de España o desde las capitales del resto de comunidades del país en ruta directa en el avión. Las compañías más usadas son Vueling y Ryanair, aunque también esto dependerá de la ciudad donde te encuentres y de la oferta.

Sin embargo, ¡el tren también está disponible! Desde las ciudades del país toma un tren hasta Madrid y después desplázate en el Trenhotel Salvador Dalí, eso sí, será más lioso, ya que la rutina de trenes disponibles no serán continuas. Yo fui en avión, así que te lo recomiendo ¡sin discusión!

La guía de la mejor pizza: los mejores restaurantes en Roma:

  • Mi primera parada fue en la “Vía Delle Fornaci 11” a un paso del Vaticano, si quieres hacer un respiro no dudes en acercarte allí para comer y descansar. La primera pizza que probé fue la “Pizza Zizza Caffetteria Birreria Desserteria”, lo primero que me llamó la atención fue la gran selección de pizzas que tenían en el mostrador y el aroma a recién hecho, de las bases horneadas. Esa sensación es indescriptible para un amante de las buenas pizzas. Lo mejor del local es que preparan selecciones de trocitos de pizzas surtidas, por lo que puedes probar un trocito de la que quieras, sólo con verla y elegirla. La pizza de champiñones es jugosa y con mucha personalidad, aunque también hay la clásica de tomate con mozzarella horneada y cremosa, la de vegetales o la de jamón y queso con pimienta. No te lleves la pizza entera ¡date el capricho y permítete varios bocados de cada, no es cara, ya que tienen un precio fijo por peso.
  • Mi segunda parada a 28 minutos por la A91 en coche (la mejor opción es alquilar uno durante uno o dos días) fue la “Via Ostiense 387”, camino a “Elettroforno Frontoni”, un horno de pizzas que decían no tenía desperdicio. Lo que más me llamó la atención fue la gran selección de bollitos de pan que había en el mostrador, todos ellos con tropezones salados, el olor a pan recién hecho, se convirtió en una las delicias, por las que valió la pena esperar en ruta. El local hace unas pizzas de masa súper finas, con diferentes mezclas de queso que quedan totalmente jugosos, poniendo el cheddar con el mozzarella y diferentes tipos de gouda juntos, ¡un arco iris para los sentidos! Si te gusta la salsa pesto encontrarás pizzas elaboradas con ella en vez de la salsa de tomate, que aquí hacen casera y la hacen con hojas de albahaca frescas y orégano.
  • Visitar Roma y no pasarse por la “Pizzeria Loffredo” era pecado, así que que me dirigí desde la “Via Ostiense SS8bis” y la “A90/E80” hasta “Via Vestricio Spurinna 53”. El local con un aspecto de total festividad, mostraba pizzas con diferentes quesos de textura crema, trozos de gouda y queso cheddar, tomates cherry y albahaca fresca, con una masa horneada en el punto y pizzas únicas con tomate rallado, mozzarella y aceite de oliva virgen, con las que puedes sentir el auténtico sabor de la comida italiana de verdad. Lo mejor es que encontrarás pizzas con pastrami y salami de las mejores ciudades de Italia, con curiosos salteados de piñones, algo que aquí no se ve. ¡Si te sientes mimoso/a podrás encargar tu pizza con forma de corazón! Me encantó, un 10.
  • Para terminar el viaje, hice que me llevaran hasta la “Via Giovanni da Castel Bolognese 61” para descansar de tanta pizza y tomar un café, en el “Dolce Bar”, un local pequeñito pero encantador que hizo que mi corazón se decantara por él. Para llegar, nos posicionamos en la “Via Vestricio Spurinna” yendo en coche por la vía tuscolana, llegando menos de 21 min. Allí pude disfrutar de los cafés con mensajes y dibujos y los cruasanes recién hechos, con esencias de vainilla y cítricos, como la naranja y el limón lo cual los hace especiales. ¡Nada que ver con los normales cruasanes de las pastelerías! Ellos le llaman cornetti, también los había rellenos de chocolate y con crema para los más golosos. Pero lo que verdaderamente me enamoró, fueron los cafés decorados con cacao amargo y pepitas de café. ¡Gourmet y lujo al alcance de tu bolsillo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*