Inicio » Lugares que ver en... » Europa » Portugal » Lisboa » Qué ver en Lisboa…

Qué ver en Lisboa…

La capital del estado Portugués, pese a su cercanía, es una joya que permanece desconocida para muchos españoles. Sin embargo, es una de esas ciudades que no se puede dejar de conocer. El ambiente melancólico de la Alfama, la plaza del Rossio, las increíbles vistas desde el Castillo de San Jorge, el Chiado, o simplemente sus viejos tranvías recorriendo empinadas callejuelas, contribuyen a hacer de Lisboa, una de esas ciudades que tienen alma propia. Además no podemos olvidar la hospitalidad y amabilidad de sus habitantes, que sin duda nos harán sentir como en casa.

Para conocer y ver Lisboa, es preciso caminar y perderse entre sus callejuelas, lo que puede resultar agotador. Está ubicada abarcando siete colinas, y esto supone continuas subidas y bajadas.

Puntos de interés

  1. La Baixa

    La historia de Lisboa está marcada por el terremoto de 1755 y su posterior tsunami que arrasó las partes más bajas de la ciudad. Esta zona, conocida como La Baixa, fue reconstruida totalmente por el marqués de Pombal, replanteándose completamente el modelo de ciudad, lo que resultó en una de las mayores obras urbanísticas de la ilustración. En la Baixa destaca sobre todo, la Plaza del Comercio, que es el auténtico centro de la ciudad. No obstante, el auténtico corazón de Lisboa está en la cercana plaza del Rossio, rodeada de interesantes cafés y restaurantes.Que ver en Lisboa

  2. La Torre de Belem

    A 6 Km del centro, debemos visitar la Torre de Belem. Podemos llegar en tranvía desde Cais Sodré (tranvía 15 en la estación de Cais do Sodré; 11 paradas hasta Belem). Esta torre defensiva situada en la desembocadura del Tajo en 1520 es Patrimonio de la Humanidad y hoy es el símbolo de Lisboa. Muy cerca de la Torre de Belem, tenemos otra visita imprescindible, el Monasterio de los Jerónimos, también Patrimonio de la Humanidad.

    Torre de Belem
    Torre de Belem
  3. El barrio de la Alfama.

    El barrio de la Alfama es un conjunto de laberínticas calles empedradas, con pequeñas casas de color blanco. No destaca ningún monumento o edificio, pero visitando la Alfama, y sus miradores sobre la ciudad, captaremos la verdadera esencia de lo que era la Lisboa de hace siglos. Desde la Alfama podremos visitar la catedral, y el Castillo de San Jorge. Esta última visita, merece la pena, más que por el castillo en si, por las impresionantes vistas de la ciudad que nos ofrece, teniendo a nuestros pies toda La Baixa.

    Lisboa
    Barrio de la Alfama

     

  4. Visitar el Chiado.

    Imprescindible también la visita al Chiado. Situado en otra colina, este barrio es considerado el centro intelectual de Lisboa, con muchas tiendas de arte, librerías e interesantes cafés. Cuenta además con unas vistas privilegiadas, con el Castillo de San Jorge enfrente y La Baixa en medio. Para llegar al Chiado, es muy recomendable usar el Elevador de Santa Justa. Se trata de un espectacular ascensor construido en 1902 que nos llevará directamente desde La Baixa.

    Qué ver en Lisboa
    Barrio del Chiado. Foto: Pouya

  5. Visitando y viendo la Lisboa moderna…

    La Lisboa más moderna también es interesante. En este sentido, la visita al llamado Parque de las Naciones, en el que se celebró la Exposición Universal de 1998 es muy aconsejable. Al contrario de lo que sucedió en la Expo de Sevilla, en Lisboa se ha aprovechado todo, de manera que los pabellones siguen en pie, siendo ahora edificios de oficinas, centros comerciales o viviendas, constituyendo un moderno barrio lleno de vida. Recomendar por supuesto, la visita al Oceanario, que cuenta con el mayor acuario de Europa, realmente espectacular.

5 Comentarios

  1. Lisboa es una ciudad encantadora, pero sobre todo, os recomiendo el restaurante Umma.
    Su especialidad son los arroces, (comida muy tipica en Portugal y que sin duda teneis que probar) pero es que eneste sitio los preparan deliciosos!!
    Ademas es baratom ya que en Lisboa teneis que tener cuidado ya que hay bastantes resturantes “timo”.

  2. Muy recomendable el Oceanario. Coger las entradas con antelación, ya que es complicado conseguirlas para el mismo día. Además las colas son importantes.

  3. Si vais con tiempo, es imprescindible la visita a la localidad de Sintra, y más concretamente a la Quinta da Regaleira. Este palacio no está muy publicitado pero es de lo más impresionante que he visto nunca. Es un gran palacio rodeado de jardines y bosques. Por debajo de todo el terreno hay pasadizos subterráneos laberínticos, que unen diferentes lugares. Hay varios pozos a los que se puede descender, o acceder a través de las grutas de hasta 100 metros de profundidad. Abstenerse claustrofóbicos.

  4. Uno de los dulces más típicos de Lisboa y que no podéis dejar de probar, son los pasteles de Belem, o pasteles de natas. Estos pasteles se fabrican en exclusiva siguiendo una receta secreta en un establecimiento al lado del Monasterio de los Jerónimos. Sin embargo, las colas son brutales. Es mejor comprarlos en cualquier otra pastelería (aseguraros de que sean los auténticos), ya que evitaremos colas y serán más baratos. Es sorprendente cómo incluso desde la página oficial, http://www.pasteisdebelem.pt/ se ofrece la posibilidad de hacer reservas para tomar un café con uno de estos pasteles.

  1. Pingback: Coimbra, Aveiro y Sintra: qué Ver y qué Visitar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*