Inicio » Sin categoría » La Hermida Hotel Balneario

La Hermida Hotel Balneario

Si te gustan los destinos de turismo rural opta por el Hermida Hotel Balneario, un paraje construido en la armonía de la naturaleza destacado por su carácter pacífico en donde podrás dar rienda suelta a tus deseos de relajarte y darte baños especiales para oxigenar tu piel y rejuvenecerla en el balneario dedicado a los cuidados de belleza y a la reparación de las estructuras musculares.

En este hotel con balneario no sólo encontrarás una experiencia de disfrute inolvidable sino que también contarás con las mejores herramientas de salud para volver con las mejores energías a tu vida cotidiana y a tu trabajo. Este hotel, de hecho cuenta con los mejores profesionales en el sector del turismo y el cuidado de la salud ya que lleva en marcha desde el siglo XVII, en total más de 70 años de historia que se estará desarrollando en el lugar perfecto: un hotel con hermosos parajes de sierras y montañas en el que respirar libre de contaminación será todo un placer.

Concretamente las localizaciones se harán en el valle de Peñarrubia, en las puertas de los Picos de Europa, lugar donde la naturaleza es tan generosa que llega a denotar un ambiente íntimo, en plena consciencia con la madre naturaleza, encontrándole sentido a ti mismo por una vez en la vida. Tras una remoldelación el hotel volvió a ser inaugurado en el año 2006 en la temporada de verano, formando parte de las guías de turismo con las mejores críticas y opiniones.

Hotel Balneario La Hermida
Hotel Balneario La Hermida

Los usos terapéuticos del balneario del valle de Peñarrubia se dirigen años atrás, hacia el 1841 cuando el manantial estaba todavía al descubierto y las personas iban a recolectar agua para sus familiares enfermos, los cuales tomaban un tratamiento a base de vapor en un baño realizado en las instalaciones de madera. Fue entonces, cuando en el 1842 se produjo por fin la primera estructura seria para ayudar a los enfermos con padecimientos del sistema nervioso y la piel, recreando una casa de baños con 55 pies de largo y 20 de ancho con dos pisos (uno para baños y el otro para hospedería)

Posteriormente, en 1859 se adquirieron las termas y fue en el año 1881 cuando se inauguró la nueva galería de baños y la hospedería con un parque, una ermita y un edificio exterior para beber agua del balneario embotellada. La galería posterior del año 1934 crea un inicio de la majestuosidad del balneario ganando adeptos que decían curarse con la maestría de estas mágicas aguas.

Si quieres comer en tu alojamiento podrás acercarte al restaurante Río Deva, ubicado en el mismo hotel, Alli podrás disfrutar desde paltos como el cocido montañés, la carne de la zona, normalmente el venado, los quesos curados con vinos tintos así como las sopas contundentes de legumbres y buenas habas de las regiones rurales. Contarás con disposiciones especiales como el menú termal diario, el menú degustación del fin de semana, la carta basada en los productos locales propios de cada estación, cartas de vinos y recomendaciones así como packs especiales de ofertas para grupos amplios de turistas y celebraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*