Home » Lugares que ver en... » Europa » Croacia » Qué hacer en Croacia

Qué hacer en Croacia

Mil motivos para visitar Croacia…Tras la guerra que hundió el país, la Republika Hrvatska,  a que nosotros denominamos República de Croacia, ha resurgido con fuerza de sus cenizas y en poco tiempo se ha convertido en uno de los destinos preferidos por quienes buscan aguas cristalinas, ciudades medievales, paisajes de pinos y olivos, y pueblecitos de pescadores. Muchos de los visitantes llegan en avión, pero cada vez llega a bordo de cruceros o por carretera, realizando un circuito por la costa dálmata.

Hay mil y un motivos para visitar Croacia. De entrada, el país cuenta con seis lugares declarados Patrimonio de la Humanidad: el casco antiguo de Dubrovnik (foto superior), el palacio de Diocleciano (Split), el núcleo histórico de Trogir, la catedral de Santiago (Sibenik), el Parque Nacional de los lagos de Plitvice, y la basílica de Eufrasio en Porec (Istria).

A este patrimonio cultural hay que añadirle ocho Parques Nacionales y diez Parques Naturales, un litoral repleto de pequeñas calas, desde Istria hasta Dalmacia, y preciosas islas como Hvar y Korcula (Dalmacia) o Rab y Losinj (Kvarner).

Istria Croacia
Istria
Losinj
Losinj

Lugares y ciudades que visitar en Croacia

Lagos Plitvice
Lagos Plitvice

La capital de Croacia es Zagreb, pero el país ofrece muchos otras ciudades que bien merecen una visita, como Dubrovnik, Zadar, Sibenik o Split. El idioma oficial es el croata, aunque también se habla serbio, italiano, húngaro y checo, y en las zonas más turísticas inglés o incluso español. De hecho, aunque la moneda oficial son las kunas, en multitud de establecimientos también se puede pagar con euros.

En Zadar no te puedes perder la denominada Ciudad Vieja, repleta de bellas iglesias. Sibenik, por su parte, está llena de historia, callejones empinados y escalinatas que alcanzan la Fortaleza de Santa Ana. Dubrovnik, llamada “la perla del Adriático”, es sin duda una de las ciudades más bonitas de toda Europa, perfecta para perderse por sus callejuelas, o visitar sus monasterios y la isla de Lochrum.

Pula está situada al sur de la península de Istria y nos ofrece el extraordinario Templo de Augusto, en un muy bien conservado Forum. Porec, con su ambiente animado, es otra de las visitas obligadas, especialmente la basílica de Eufrasio. Rovinj está frente a Venecia y es una de las ciudades más bellas de Croacia, con influencias italianas. Por su parte, tanto Sibenik como Zadar son buenas bases para explorar el Parque Nacional de Krka, con más de 70 kilómetros de lagunas y cascadas.

Trogir
Trogir

Dónde dormir y comer

Existen muchas posibilidades de alojamiento en Croacia, desde los más modernos hoteles, pasando por hostales, bed & breakfast, balnearios, albergues, campings, apartamentos o casas particulares. Sin embargo, uno de los alojamientos preferidos por los visitantes, por su originalidad, consiste en hacer noche en un faro.

En cuanto a la comida, los platos típicos croatas están basados en al dieta mediterránea, donde abundan el jamón (excelente en Dalmacia), el queso (riquísimo el de oveja de Pag), los embutidos (no dejes de probar los de Istria), el pescado (preparado de mil formas distintas) y las carnes (cocinadas a la cazadora o con riquísimas salsas que tienen en la nata su ingrediente clave).

Tampoco falta el aguardiente casero o un vino dulce llamado Prosek, aunque la bebida típica es la Bevanda, un vino tinto mezclado con agua. Además, en cualquier pueblo encontrarás bollitos y panecillos recién hechos.

Para merendar, nada mejor que el Café Galería Cvajner, en Pula. También en esta localidad se encuentra el restaurante del Hotel Valsabbion, considerado el mejor de Croacia. Y si quieres probar sardinas preparadas de mil formas distintas, nada mejor que el restaurante Riva Bol, en Brac.

El Hotel Excelsior, en Dubrovnik, cuenta con vistas espectaculares, mientras que el Vestibul Palace, en Split, presenta sólo 7 habitaciones y una moderna decoración, en contraposición con el Hotel Palace, en Hvar, que dispone de unos exteriores de lujo.

Actividades

Croacia está repleta de propuestas para todos los gustos. Si eres amante de la actividad física puedes realizar deportes de aventura, practicar senderismo o sumergirte en las maravillosas aguas de la costa croata. Otra opción es viajar por sus islas en velero, disfrutar de su riquísima gastronomía o sus excelentes vinos o, simplemente perderte por las callejuelas medievales de cualquiera de las maravillosas ciudades del país.

Para hacer submarinismo nada mejor que alojarse en el faro de Plocica, en la isla del mismo nombre, entre las islas de Kórcula y Hvar. Por su parte, el Parque Nacional de las islas Kornati está compuesto por 89 islas e islotes, y la mejor manera de recorrerlo es a bordo de un barco privado. Y si te gusta el senderismo, en el Parque Nacional de Paklenica encontrarás un paraíso de cumbres escarpadas.

Hvar
Hvar

Los amantes de los deportes náuticos tienen que dirigirse a la isla de Brac, a una hora en ferry de Split. Allí se puede practicar buceo, navegación o windsurf, especialmente en la playa Zlatni Rat, en Bol.

En Croacia hay muchos destinos que merecen la pena. Pasar menos de un mes de vacaciones conociendo y visitando este país es asegurarse un billete de vuelta.

4 Comentarios

  1. Un paseo por las callejuelas del centro de Dubrovnik aunque agotador debido a sus malditas cuestas, sin duda merecerá la pena. De todas formas, las ciudades más bonitas que he visitado están repletas de cuestas, así que bienvenidas sean. Sobre todo llaman la atención sus suelos de mármol, y la cantidad de rincones interesantes que te puedes encontrar a cada paso. Por cierto, la muralla una pasada. Está perfectamente conservada.

  2. Si buscáis playas espectaculares, no dejéis de ir a Hvar. Allí se pueden alquilar barcas a motor para llegar hasta las islas Plakeni. Son un conjunto de islas que desde tu barca puedes ir visitando con total libertad, encontrando calas escondidas para ti solo. Eso si, algunas de las playas que hay son nudistas, por lo que no os asustéis.

  3. Por supuesto, para los amantes de la naturaleza, no puede faltar la visita al parque nacional de Plitvice, que por cierto es Patrimonio Natural de la Humanidad de la UNESCO. La entrada cuesta 13 euros, y hay varios recorridos en función del tiempo de que se disponga y la forma física, habiendo alguno de hasta 8 horas. Resulta impresionante la gran cantidad de lagos y cascadas interconectados que hay. Seguro que es uno de los lugares más bonitos que he visto nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*