Home » Lugares que ver en... » Europa » Austria » Valle del Enns (Austria)

Valle del Enns (Austria)

Austria, destaca por ser un país bien comunicado y con una amplia oferta cultural, algo que hace que sea un destino muy atractivo para pasar las vacaciones o simplemente como punto de escape y evasión. Sus valles son unas de las grandes maravillas de Europa, resaltando por sus altas cumbres y su naturaleza viva, entre ellos los más famosos son el de Avers, el de Anniviers o el valle de los castaños que se encuentra justo en la franja sur de los Alpes. La mejor época para visitar el país es entre los meses de abril y septiembre, evitando así el tiempo de lluvias más fuertes así como las grandes nevadas. Hoy, sin embargo, vamos a centrarnos en el Valle del Enns, uno de los más completos para explorar. ¡Sigue leyendo!

¿Qué hacer en el Valle del Enns?

  • Este valle se encuentra entre Stainach y Liezen, aquí puedes practicar turismo rural, encontrando multitud de casitas encantadoras, con una decoración totalmente clásica, reservando lo mejor del lujo para sus instalaciones, con servicios de spa y acceso a prácticas de deportes en la nieve, en la temporada invernal. En Stainach, puedes encontrar algún hotel de lujo, totalmente equipado con restaurante, bodega y diferentes tipos de suites. El valle tiene en su curso el río de igual nombre, dando paso a una de las tierras más fértiles.
  • Valle del Enns

  • Una de las actividades más llamativas que puedes realizar es tomar el tren, en concreto la línea ferroviaria del Valle de Enns, en donde puedes contemplar con todo lujo de detalles, las visiones de la montaña en todo su esplendor, pasando por la Montaña de Grimming, Estiria, el macizo Dachstein o el Radstädter Tauern, llegando de este modo de Salzburgo a Estiria en un rápido pero placentero recorrido.
  • La ciudad de Enns, cabe nombrar que es una de las urbes más antiguas de Austria, poseyendo una de las fortificaciones más bellas y curiosas del país, relatando historia, así como diversas iglesias de carácter clásico, que reposan entre las casas todavía conservadas de las épocas arquitectónicas góticas del lugar. Una de las sorpresas es poder contemplar los patios porticados, algo que todavía logra conservarse, siendo reclamo popular para estudio y fotografías. Los miradores de la ciudad conformarán un adelanto de todo lo que estará por mirar, observando un poquito de los Prealpes que se encuentran en el horizonte. No te pierdas tampoco, joyas de la arquitectura europea, como su campanario de 60 metros. La torre de la ciudad, denominada como “Stadtturm“, tiene más de 150 escalones, siendo un reto el poder subirlos todos, con una gran sorpresa y premio final: ¡acceder a la galería circular con su mirador! que se convertirá en uno de los grandes momentos inspiradores del viaje, retomando fuerzas para acercarnos a los pueblecitos cercanos.
  • No te pierdas tampoco los pueblos que se encuentran alrededor, como Gmunden. A un paso te puedes encontrar una de las ciudades balneario más idóneas para cuidar de tu salud. Denominada como “Bad Ischl“, puedes entrar y relajarte en sus aguas termales tanto dulces como saladas, algo que hace que puedas olvidarte del tiempo, con evocaciones a pueblos medievales de cuentos de hadas que llenarán tus sentidos de estímulos repletos de belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*